Pronóstico de Tutiempo.net

Rovella; 'Hay que garantizar la seguridad de los funcionarios públicos'

Así lo manifestó el diputado bonaerense de Cambiemos, Diego Rovella, ante el salvaje ataque que sufrió un funcionario judicial de Morón por investigar una fuga de detenidos en una comisaría. El legislador es autor de un proyecto de ley para proteger a los agentes públicos de agresiones de particulares. 

El diputado bonaerense de Cambiemos, Diego Rovella, se solidarizó con el funcionario judicial de Morón que fuera salvajemente atacado en Merlo por investigar una fuga de detenidos en la comisaría de Willliams Morris.

El legislador oriundo de La Plata remarcó la urgente necesidad de garantizar la seguridad de los funcionarios judiciales “para que la Justicia pueda actuar como corresponde y sin ninguna presión, y mucho menos que aquellos que hacen su trabajo sean pasibles de ataques de cualquier índole, ataques que no hacen más que poner en riesgo la democracia y sus instituciones, bastante golpeadas ya durante el gobierno kirchnerista”.

Para Rovella “la seguridad debe abarcar tanto a funcionarios jerárquicos como a empleados y ciudadanos que tengan que ver con la función de tribunales, y esto depende de los tres poderes del Estado que deben necesariamente actuar en forma mancomunada para evitar hechos de esta naturaleza que ponen en vilo, repito, la democracia y las instituciones republicanas".

El diputado radical es el autor de un proyecto de ley para reformar varios artículos de la Ley de Procedimiento Penal de la provincia de Buenos Aires con el propósito de aumentar las penas en estas situaciones, adónde se ataca a funcionarios públicos de las distintas dependencia del Estado bonaerense, y en sus fundamentos considera que “hace tiempo vemos que en diferentes circunstancias y por diversos motivos, se producen agresiones a funcionarios públicos de distintos ámbitos y poderes, como ejemplo podemos citar aquellas que se desarrollan en hospitales, donde se agrede al personal del nosocomio, por motivos que son ajenos a la responsabilidad de los profesionales de la salud, que se encuentran indefensos ante estos ataques y que demuestra la ausencia del estado a la hora de proteger a sus recursos humanos”.

 (ANDigital)