Pronóstico de Tutiempo.net

Exigen que derechos de las víctimas sean tenidos en cuenta por la Justicia

La demanda surgió en una emotiva charla de Usina de Justicia, que preside Diana Cohen Agrest, en el Círculo de Periodistas de provincia de Buenos Aires.

"El divorcio está claro entre la sociedad, la dirigencia política y los intelectuales del derecho”. La frase resonó anoche al promediar una charla de Usina de Justicia y fue pronunciada por Diana Cohen Agrest, titular de la entidad que aboga por los derechos de las víctimas de casos de inseguridad y violencia, que desembarcó en La Plata con un mensaje claro y conmovedor.
Así, la doctora en filosofía que en 2011 sufrió la muerte de su hijo Ezequiel a manos de un delincuente, graficó el abismo de pensamiento que separa a las familias que padecieron la inseguridad en carne propia, de aquellos que tienen que gobernar, legislar y aplicar las normas muchas veces con un criterio ajeno al sentido común. Es lo que definió como “abolicionismo”.
En el encuentro que se realizó en el Círculo de Periodistas de la Provincia de Buenos Aires, Cohen Agrest estuvo acompañada por el fiscal platense Marcelo Romero, el abogado penalista César Mayer y Raquel Berthi, a cuyo hijo Francisco Lissa asesinaron en Berisso en 2007. En el auditorio también se presentaron otros familiares de víctimas, que manifestaron sentirse “desprotegidos”.
“¡Qué solos que nos quedamos las víctimas!”, se lamentó una mujer y fue avalada en su afirmación por Cohen Agrest. De hecho, una de los objetivos de Usina de Justicia es equiparar dentro del proceso penal los derechos y garantías que tienen los acusados de cometer un delito, con las que deberían tener también las familias que perdieron hijos, padres y hermanos.
“Actualmente no hay una balanza de justicia con los dos platillos equilibrados. Eso no existe, porque de un lado está el delincuente y del otro, hay un muerto”, advirtió Diana y estremeció al auditorio, según pudo constatar EL DIA en el lugar. “¿De qué balanza estamos hablando entonces?”, se preguntó Cohen Agrest. Antes, habían disertado el fiscal Romero y Mayer.
Romero sorprendió a los presentes con una declaración llamativa: “Como fiscal, soy parte del problema. Tampoco vengo a hacer una defensa corporativa de mis colegas”, dijo y pronunció las que a su criterio son las “palabras prohibidas por el abolicionanismo”. Entre ellas, mencionó “crimen, criminal, pena, castigo, cárcel, delincuente, víctima, reincidencia y peligrosidad”.
El fiscal platense hizo hincapié en la formación de los estudiantes de Derecho, a quienes llamó a confrontar lo que se les enseña en las facultades con el “catecismo zaffaroniano” con otros autores que no descreen de las penas a la hora de castigar un delito. “El derecho es sanción, se hizo para que no nos matemos entre todos”, sostuvo Romero. Por su parte, Mayer advirtió que el 70% de los detenidos no tiene sentencia firme, a raíz de los vericuetos del sistema penal.