Pronóstico de Tutiempo.net
La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina,
.

Multitutinario plenario del kirchnerismo en Ensenada

Dirigentes y militantes kirchneristas de todo el país participaron esta tarde de un plenario del frente Unidad Ciudadana en Ensenada con una multitud que cubrió el Polideportivo Municipal y las calles adyacentes. Miles de partidarios y cientos de micros se observaron en la ciudad en un acto sin antecedentes para Ensenada.
La actividad se desarrolló en catorce instituciones con diferentes comisiones  y terminó pasadas las 19 con el acto de cierre, que tuvo al diputado nacional y líder de La Cámpora, Máximo Kirchner, como principal orador.
“Quiero traerles el saludo que manda la compañera Cristina para todos y todas”, arrancó su discurso Máximo Kirchner, ante la ovación del público presente que elevó el tono de sus cánticos con ritmos futboleros.
El diputado agradeció la presencia de los militantes y aclaró: “Esto se trata no de reconstruir lo que fue, sino de construir lo que viene”.
Refiriéndose al público, Máximo celebró el esfuerzo de aquellos “ciudadanos que aparte de trabajar, estudiar y cuidar a sus familias, militan política, territorial y sindicalmente, no dejando que los lleven de las narices la televisión y los diarios”.
“Es muy sano que en Argentina haya cientos de miles que no van a delegar la capacidad de pensar y proponer un mundo diferente a lo que está en la tele. Porque estamos viendo que cuando no es así, cada día se vive peor”, agregó.
A continuación, se dedicó a cuestionar a la oposición, al “aparato mediático” y al Gobierno de Mauricio Macri. “En estos dos años y medio vemos cómo dia a día destruyen, destruyen y destruyen; odian, odian y odian. Pero no caigamos en esas provocaciones. Al odio hay que responderle con amor”, dijo.
Y continuó: “Si algo necesita este gobierno es desmovilizar a la sociedad. Tentarla con el individualismo. Y en el individualismo va a estar la penitencia. Este gobierno engañó y estafó a la gente. Así fue como Macri le prometió a los trabajadores que no pagarían más ganancias. Nada se cumplió. Todo fueron diferentes propuestas y mentiras para conseguir un triunfo chiquitito y someter al país otra vez a la deuda externa”.
Seguidamente, Máximo Kirchner se refirió a los funcionarios del actual Gobierno que tuvieron participación en la administración de La Alianza: “Los mismos que condujeron a la Argentina al desastre del 2001 volvieron, y con las mismas recetas. (Federico) Sturzenegger tiene suerte. Tuvo que irse en helicóptero en el 2001, estuvo procesado, volvió con Macri a la Casa Rosada y volvió a endeudar el país. Ahora se fue tranquilo y no le tiene que dar explicaciones a nadie”, analizó.
“Estamos orgullosos de lo que se hizo en este país, cuando de aquella Argentina quebrada y sin destino y sin autoestima, en solo dos años y medio los argentinos pudieron pagarle al FMI algo que parecía imposible. Imagínense qué podemos sentir ahora los argentinos cuando Macri sale a decir que volvió a endeudar a la argentina y que eso es bueno, con la complicidad de los medios hegemónicos”, sostuvo Kirchner. Y añadió: “Este modelo económico está agotado y solo va a cerrar con represión. Por eso disponen que las fuerzas armadas actuen en seguridad interior”.
Bajo la consigna “Reconstruir el futuro y organizar la esperanza”, el acto apuntó a arengar a la militancia kirchnerista de cara a las elecciones de 2019 y a recuperar la iniciativa política tras el terremoto inicial de la causa conocida como “cuadernos de la corrupción”, en la que cada vez más empresarios recurren a la delación premiada y apuntan contra el gobierno de la ex presidente Cristina Kirchner.
Además de Máximo Kirchner, que en 2019 deberá renovar su banca, el ex ministro de Economía Axel Kicillof y el jefe del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, (ambos señalados como presidenciables por la militancia K) fueron las presencias más destacadas.

Primera Página