Pronóstico de Tutiempo.net
La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina,
.

Coimas y obras: Otro dolor de cabeza de Macri por el primo Ángelo

Miniatura

En su declaración como arrepentido, el señalado testaferro del exsecretario de Transporte Ricardo Jaime confesó haber sido intermediario entre el gobierno K y el empresario para que, a través de sobornos, la entonces constructora del grupo Macri se quedara con el soterramiento del tren Sarmiento. Desde el entorno del primo presidencial rechazaron las imputaciones.
Contenido


Manuel Vázquez, señalado como testaferro de Ricardo Jaime, exsecretario de Transporte del kirchnerismo, declaró como arrepentido en la causa que investiga el presunto pago de coimas para la realización del soterramiento del tren Sarmiento y acusó directamente aÁngelo Calcaterra, extitular de la constructora IECSA y primo hermano del presidente Mauricio Macri.
Según informaron fuentes judiciales a distintos medios, Vázquez confesó haber sido intermediario entre Calcaterra y el exsecretario de Transporte, hoy detenido y condenado -entre otras causas- por la tragedia de Once, para IECSA se hiciera con la adjudicación de la obra, que ganó en sociedad con la brasileña Odebrecht.
El acuerdo para colaborar como imputado fue alcanzado entre Vázquez y el fiscal Franco Picardi, y resta la homologación por parte del juez Marcelo Martínez de Giorgi.
Según el testimonio de Vázquez, Jaime pidió US$5 millones para iniciar las conversaciuones y después para que la empresa IECSA confeccionara el pliego de licitación a su medida exigió otros US$15 millones. 
De acuerdo a Infobae.com, el exasesor de Jaime reconoció haber sido un intermediario y confesó que cobró dinero que le dio Jaime por la gestión que hizo para que la empresa IECSA se quedara con el millonario negocio. Aseguró Vázquez que parte del dinero que Jaime le dio por ese negociado lo repartió con ex funcionarios del ministerio de Planifiación para acelerar el expediente.
Según la declaración de Vázquez que cita el portal de noticias, Calcaterra y su mano derecha, Javier Sánchez Caballero, se acercaron a él para contactar a Jaime y así quedarse con el negocio del soterramiento. Vázquez también explicó que Jaime se jactaba de hablar de este negocio directamente con el entonces presidente Néstor Kirchner. No reportó-siempre según Vázquez- en este caso a Julio De Vido, ministro de Planificación de donde dependía la secretaría de Transporte.
De acuerdo a lanación.com, Vázquez relató el martes último ante el fiscal Picardi que las conversaciones por el soterramiento del Sarmiento comenzaron entre 2005 y 2006, cuando se estaba preparando la licitación. Vázquez dijo que mantuvo al menos 3 encuentros personales con Calcaterra y Sánchez Caballero. En esos años, IECSA era parte del Socma, el grupo Macri, ya que formalizó su venta al holding de Calcaterra recién en 2007.
En esos encuentros se habría acordado un primer pago para comenzar las negociaciones con los funcionarios, un segundo desembolso millonario para direccionar la licitación en favor del consorcio (coordinar detalles del pliego) y, por último, se arregló que se ejecutarían pagos del 10% cada vez que el Estado girara fondos para la obra.
Vázquez recordó que fue IECSA -a través de Calcaterra- la empresa que se encargó de la organización del consorcio de empresas y de establecer los contactos con el gobierno kirchnerista para quedarse con el contrato. La compañía habría convocado tanto a Odebrecht, como a Ghella y Comsa, el resto de los socios internacionales, según indicó el arrepentido.
La propuesta -sostuvo Vázquez, según lanación.com- enseguida fue aceptada por Néstor Kirchner , ya que el entonces presidente habría dicho que veía posibilidades de incluir al Banco Nacional de Desarrollo de Brasil en el financiamiento del contrato por la buena relación que mantenía con su par brasileño Lula Da Silva .
Desde la empresa aseguraron que Vázquez había sido contratado por Sideco para realizar operaciones financieras en Brasil años antes de que apareciera el soterramiento del Sarmiento. El testaferro de Jaime recibió durante años pagos no sólo de Sideco, sino de otras tres empresas que conformarían el consorcio del Sarmiento -entre ellas Iecsa y Odebrecht- en concepto de "honorarios por servicios de consultoría".
Ante la consulta de ese mismo portal de noticias, allegados a Calcaterra aseguraron que la acusación de Vázquez "es totalmente falsa" y que no es extraño que ocurra durante un año electoral. "Es una mentira total", insistieron.
El contrato para soterrar el tren Sarmiento es uno de los más importantes de los últimos años. Cuando decidió reactivar la obra, el presidente Macri destinó unos US$3.000 millones para poner en funcionamiento los trabajos. La licitación efectivamente fue ganada por el consorcio que lideraban Iecsa y Odebrecht, pero las obras no avanzaron al nivel previsto durante el kirchnerismo. Sin embargo, durante esos años el Estado desembolsó $865 millones.