Pronóstico de Tutiempo.net
La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina,
.

Motín UCR en CABA

UCR vs. PRO.



Con la firma de Guillermo de Maya, circula el siguiente documento entre radicales. Guillermo de Maya es el presidente de la Unión Cívica Radical en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La UCR de Enrique Nosiglia y Emiliano Yacobiti, la que apaña al diputado nacional Martín Lousteau. Importante leer este texto con atención, que fue redactado el lunes 18/03 pero fue firmado por la conducción el lunes 25/03: Muy pero muy crítico a la performance de Cambiemos que lidera el PRO.
UCR vs. PRO.
Contenido
Guillermo de Maya, jefe de la UCR porteña, le anticipó horas atrás al diario La Nación su descontento con el PRO, en especial porque los de Mauricio Macri quieren constituir la alianza Cambiemos en la Ciudad Autónoma sin negociar antes con el partido de la boina blanca. 
De Maya es muy crítico de Horacio Rodríguez Larreta (a quien acusa de haber concretado una alianza con Sergio Massa vía Matías Tombolini como titular del Consejo Económico y Social) y de Jaime Durán Barba (quien dijo que la UCR "colapsó").
De Maya fue uno de los impulsores del siguiente texto que acompañaron los correligionarios del Comité Capital:
"Ante la grave crisis económica que está afectando a la República, es nuestra obligación actuar en defensa de los sectores más desposeídos.
La Unión Cívica Radical, no debe resignarse a aceptar el deterioro del dialogo democrático y la acción política que viene sufriendo nuestra república, hemos hecho todos los esfuerzos por retomar el camino del consenso y la construcción de un espacio republicano, que respete las instituciones, pero fundamentalmente que construya nuevamente el concepto de lo público como al ámbito en donde, necesariamente, estemos todos los argentinos incluidos.
Venimos de décadas de frustraciones políticas. Los proyectos personalistas, el culto a los liderazgos mesiánicos, el sometimiento del pensamiento político a las conveniencias personales, la utilización de la política para la satisfacción individual o para ocupar algún lugar de gestión del estado, nada tienen que ver con la Unión Cívica Radical.
Vemos, con profunda preocupación, el deterioro de la credibilidad social producto de las  promesas incumplidas que demandan algo mas que la simple aceptación de no poder haberlas realizado, la frustración de no poder desarrollar una sociedad mas justa y solidaria demanda una profunda reflexión de todos los sectores dirigentes de nuestro país, pero fundamentalmente de todos los partidos políticos democráticos de nuestra república.
Hemos sufrido los embates del autoritarismo, al calor de discursos populistas e irresponsables que pusieron a nuestro país a debatir con fanatismos las soluciones que necesitamos para todo nuestro pueblo y estos no pueden ser reemplazados por la cultura del odio y la división.
Las mayorías que necesitamos construir no podrán surgir de mecanismos ajenos a la democracia.
Argentina y el mundo se ven dominadas excluyentemente por el imperio de los personalismos en donde las ideas y las propuestas dejan de ser algo colectivo y se convierten en eslóganes engañosos solo para ganar elecciones. Lo que debe sostener una propuesta de futuro y construir políticas de estado es la construcción colectiva.
Tenemos la obligación histórica de frenar el péndulo entre el populismo irresponsable y el neoliberalismo conservador que no tiene en cuenta los valores y la calidad de vida de nuestros ciudadanos y descansa, solo, en el análisis de las cuentas fiscales de nuestro país.
Debemos buscar salir de la emisión monetaria y el endeudamiento, construyendo mayor riqueza. La educación y la innovación tecnológica, más allá de nuestros recursos naturales, serán sin duda el camino para conseguirlo.
Pero hay urgencias que no pueden esperar, no creemos en los liderazgos autoritarios y tampoco en el pensamiento mágico o la simple voluntad de un individuo.
La hora exige recomponer a nuestro partido político como un espacio en donde la unidad sea la fortaleza y no aceptar las divisiones y rupturas por el egoísmo de algunos gobernantes.
Somos la Unión Cívica Radical, la que pudo construir liderazgos a través de sus elecciones internas a lo largo de su historia, si los radicales no hubiéramos utilizado las elecciones internas como mecanismo de resolución de nuestras diferencias nunca hubiera sido posible el surgimiento de liderazgos como el del Dr. Raúl Alfonsín como así tampoco podríamos haber consolidado la democracia en nuestro país sin partidos con convicción democrática. Hoy, Córdoba nos duele pero que sepa el Radicalismo Cordobés no está solo, en la lucha por la recuperación de nuestra indentidad partidaria.
Hoy flagela a la Argentina le decadencia de nuestra economía, en donde la simple voluntad de un gobierno no alcanza para resolverlo, también el desprestigio de nuestra justicia es un grave impedimento para el desarrollo de nuestro país. 
La corrupción debe ser juzgada para llegar a la verdad y también debemos cuidar nuestro futuro exigiendo la investigación de la utilización del estado para el espionaje o la persecución de nuestros compatriotas, no importa si son periodistas, políticos o empresarios. Importa solo la libertad y las garantías que nos otorga nuestra Constitución Nacional.
El fomento de las divisiones pudo servir para ganar una elección, pero no ha sido útil para gobernar. Llamamos la atención de quienes tienen poder de decisión en la actualidad, de no insistir por ese camino. La división de los argentinos no puede ser la estrategia para superar definitivamente al populismo. 
No vamos a claudicar en el camino de la “cultura del acuerdo” y de la unidad.
La educación y la salud pública deben ser pilares fundamentales para conseguir un país más justo. Nunca el abandono de ellas augurara un futuro promisorio.
La hora requiere de un Radicalismo unido y en acción a través de sus instituciones.
No nos mueve la especulación ni los intereses particulares, siempre será nuestro camino el de la lucha por el bien común.
La Unión Cívica Radical de la Ciudad de Buenos Aires ha tomado posturas, producto de su debate interno, en todos los temas que importan a la agenda pública y así lo han demostrado nuestros representantes en todos los ámbitos legislativos. El apoyo a la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, la presentación de un proyecto alternativo de reforma previsional, la propuesta para que el aumento de tarifas no sea una horca para los ciudadanos son algunos ejemplos.
Hoy volvemos a declarar nuestra intención de acompañar un cambio mejor en la República, allí será donde nos encuentren quienes hoy quieran poner lo mejor de sí para todos.
Debemos luchar contra la cultura del individualismo y solo podremos hacerlo convenciendo a quienes con total legitimidad creen que ese el camino, ofreciéndoles nuevamente el paradigma de la ética de la solidaridad.
Es nuestra obligación hacer un Cambiemos mejor, para tener un mejor gobierno.