Pronóstico de Tutiempo.net
La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina,
.

La media res preelectoral, mitad dolarizada, mitad pesificada

 

 

El compromiso del Mercado Central y de algunos de los frigoríficos exportadores para vender en un par de semanas el kilo de asado, vacío y matambre a $149 rebaja sustancialmente el valor al que se están vendiendo por estos días esos cortes de parrilla. Surge la duda de si alcanzará el cupo de 120 mil toneladas asignado en Mercado Central y bocas de expendio frigoríficas a ese precio. Los carniceros se quejan de que quedarán afuera de ese convenio, y de que los traders cárneos sí pueden hacerlo, porque destinarán a tal efecto las partes “cuidadas” que no les compran afuera. Es que 2018 fue un año en el que faltó la hacienda justo cuando la demanda externa iba in crescendo, sobre todo desde China, y el precio doméstico saltaba un 72%, pero en febrero aflojaron los pedidos y, en consecuencia, la cotización, por lo cual para los frigoríficos exportadores las Medidas Económicas y Sociales anunciadas por el presidente Mauricio Macri constituyen una oportunidad para mixturar los cortes finos facturados en dólares con los más populares pesificados, todos de la misma vaca. Pero al mismo tiempo, la línea de la pobreza reavivó el interés por los cortes -vacunos y de pescados- que hasta hace poco eran considerados como "descarte" en carnicerías y supermercados, como centro de entraña, corazón, arañita y manta de paleta, la contracara del vacío, la costilla, la entraña, el lomo o el ojo de bife, las estrellas vacunas. En el caso de los pescados, por ejemplo, el bagre, la tararira, la carpa y la boga desplazan poco a poco a la merluza, el lenguado y otras variedades de mar. 

 
 
Faltan de 10 a 15 días para que se sepa en qué bocas de expendio que poseen los frigoríficos exportadores se podrá comprar el kilo de asado, vacío y matambre a $149, lo mismo que en la feria minorista del Mercado Central, según las Medidas Económicas y Sociales anunciadas por el presidente Mauricio Macri el miércoles 17/04.
Habrá que ir sacando número para acceder al cupo de 120.000 kilos por semana asignado a ese valor. Comparado con los de la lista del IPCV, el vacío será $124 más barato, el asado $85,66 menos y el matambre $110,7 más económico que ahora.
Un argentino come término medio unos 120 kilogramos de todo tipo de carnes: casi el 50% corresponden a cortes vacunos, principalmente los de parrilla –vacío, asado de tira, bife de chorizo, ojo de bife– y algunos más de horno, como lomo, nalga y cuadril.
El resto se reparte entre 45 kilos de pollo por año y por persona, y 13,8 kilos de  cerdo. Algo menos de pescado y otros cortes.
El plan Octubre no podía ser mejor oportunidad para que los principales frigoríficos exportadores, como Gorina, de familia Riusech, Borrell y Braun, brasileño JBS (que compró Minerva Foods), propietario de Swift Armour, Marfrig (Quickfoods, Paty), los chinos Cía Central Pampeana y Coto, puedan colocar al público cortes de carne con hueso y grasa que los importadores no compran, como dijo el presidente de la Asociación de Propietarios de la Carnicerías, Alberto Williams, en diálogo con AM530.  
Y él rechazó rotundamente que las carnicerías puedan vender a los precios cuidados del gobierno.
Las ofertas comprometidas por los frigoríficos coinciden con un momento de desaceleración de las exportaciones, con una baja de los precios internacionales que en febrero alcanzó el -12% respecto de un año atrás.
 
A contramano, cuándo no, en nuestro país los cortes aumentaron promedio 6,4%, y en los últimos 12 meses acumularon 71,2%.
En febrero, se exportaron 1.000 toneladas menos que en enero aunque 16 mil más (48%) en la comparación interanual, con una fuerte concentración en China, que se lleva el 67% del total embarcado.
Los valores en dólares alcanzados repercutieron en el consumo interno, cuya retracción lo llevó a niveles mínimos.
Cortes estrella
La perspectiva de una exportación sostenida para los cortes estrella, como el lomo y el ojo de bife, deja margen para una complementación con los ofertados al mercado doméstico que ayude a conciliar los costos en el contexto de recomposición del stock ganadero como el que se revela en la última encuesta SEA, realizada en marzo pasado entre 1233 empresarios CREA, donde un 52% de los ganaderos consultados que producen hacienda liviana (animales de hasta 360 kilogramos de peso vivo) dijeron que en el presente ciclo planeaban incrementar el peso de terminación respecto del ejercicio anterior, mientras que en el caso del ganado de peso intermedio (360 a 420 kilogramos) esa proporción se ubicaba en el 46% .
Asimismo, un 54% de los criadores manifestó que la cantidad de terneros destetados este año será hasta un 10% mayor que en 2018, mientras que la variación interanual promedio esperada en todas las regiones es del 3,2% .
“Vale remarcar que el mayor destete previsto este año es producto de mayores preñeces logradas durante el año pasado, el cual estuvo marcado, en muchas zonas ganaderas, por una intensa sequía que liquidó buena parte de los recursos forrajeros entonces disponibles”, apuntó José Lizzi, coordinador técnico de la Comisión de Ganadería CREA.
“Sin embargo, los empresarios ganaderos ajustaron sus sistemas productivos, anticiparon destetes y, pese a las dificultades generadas por la sequía, las preñeces, lejos de caer, aumentaron para poder generar una mayor cantidad de terneros y aprovechar las oportunidades presentes este año”, añadió.
La encuesta además reflejó que el 59% de los ganaderos consultados cuentan con establecimientos habilitados para producir hacienda con destino a exportación, mientras que un año atrás (marzo de 2018) esa proporción era del 39%.
Además, un 57% dijo que se encuentra en condiciones de poder destinar a exportación más del 45% de sus ventas totales programadas.
Las zonas ganaderas en las cuales se esperan los mayores crecimientos en la cantidad de terneros/as por destetar son Litoral Sur (+5,4% que en 2018), Sudoeste (+5,0%), Chaco Santiagueño (+4,7%) y Sudeste (+4,6%).
Para el próximo gobierno habrá seguramente también más leche disponible. El 67% de los empresarios tamberos  CREA encuestados aseguró que espera poder aumentar la producción 3,5% en los próximos 12 meses. 
Asimismo, la mitad de los tamberos encuestados espera poder aumentar la cantidad de vacas totales en ordeñe.
Para las empresas tamberas que resistan una deuda de corto plazo en este primer trimestre que promedia 47 días de facturación, cifra a la que descendió de los 53 y 52 días relevados en las encuestas de julio y noviembre del año pasado, les aguarda una progresiva recomposición de la compleja situación que experimentó la actividad lechera en 2018.
Los empresarios lecheros consultados manifestaron que el nivel de deuda actual afecta principalmente las decisiones relacionadas a inversión en infraestructura y compras de vaquillonas.
En definitiva, la mayor parte de los empresarios ganaderos CREA comenzaron a implementar mejoras productivas tendientes a promover una mayor oferta de hacienda para abastecer tanto a los consumidores argentinos (principales clientes del sector cárnico) como a la demanda externa.