Pronóstico de Tutiempo.net
La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina,
.

La tasa se acerca a su récord y echa nafta a "la recesión más temida"

Mauricio Macri y una recesión que amenaza con ser más prolongada que lo previsto. El último índice desestacionalizado de Orlando Ferreres confirmó una nueva caída de la actividad en marzo.  De esa forma se consolida el escenario de recesión en "L", con una fuerte caída sin horizonte de rebote inmediato. La tasa cerró casi en el 72% alejando obstaculizando la recuperación.
Mauricio Macri y una recesión que amenaza con ser más prolongada que lo previsto.
Contenido
La escalada del dólar de los últimos días terminó con la racha descendente de la tasa de interés. La disparada del jueves dólar por encima de los $47 -que en conjunto con la suba del Riego País sobre los 1.000 puntos generó una psicosis- aceleró la suba de los rendimientos de referencia, convalidados por el Banco Central.
Luego de 2 licitaciones de Letras de Liquidez (Leliq), el BCRA dio el visto bueno a una tasa de interés promedio del 71,039%. La tendencia se profundizaba este viernes, con una suba de 0,829 puntos porcentuales en relación al jueves.
El aumento de la tasa apunta a hacer más atractivo la inversión en instrumentos en pesos antes que la apuesta por el dólar. De esa forma, el BCRA absorbe moneda local de la plaza impidiendo que estos fogoneen el alza de la divisa estadounidense. Es la estrategia del gobierno de Mauricio Macri con miras a, al menos, moderar la inflación.
 
En este contexto de alta volatilidad cambiaria, las tasas se acercan a su techo histórico, en torno al 74%. Pero la utilización de los retornos financieros como instrumentos para contener al dólar tienen una dura contracara: ralentizan el proceso de recuperación económica.
Pagar tasas altas a los tenedores de Leliq implica aumentar más aún el costo para quienes quieran acceder a un crédito (por ejemplo, las Pymes), prolongando la recesión.
Así, las cada vez más altas tasas de interés no sólo alejan un horizonte de mejora que implique la generación de nuevos puestos de trabajo y la consecuente caída de la pobreza, sino que además echan nafta al fuego del parate económico que tiene en vilo a la Argentina.
Para colmo, la que atraviesa el país no es una recesión ordinaria. Se trata de un enfriamiento en forma de "L", en la que se produce una fuerte caída de la actividad y un recorrido lento por el fondo que no muestra un rebote inmediato. Para los economistas, se trata de la "recesión más temida".
El último estudio de Orlando Ferreres sobre actividad económica confirma esta tendencia. En su índice desestacionalizado, mes contra mes, se confirma que en marzo se produjo una baja del 0,7%, con lo que se acumula una seguidilla de largos meses con resultados negativos.
El mes pasado, de similar manera a lo ocurrido en el resto del año, los sectores que empujaron la caída fueron la industria manufacturera -particularmente perjudicada este mes por una baja de 41% en la producción de las terminales automotrices-, y el comercio, tanto en su rama mayorista como en la minorista.
A pesar del mal resultado de marzo, la consultora espera que “en abril la actividad comience lentamente a cambiar la tendencia, impulsada por la producción agrícola”.
De todas formas, los pronósticos arrojan que 2019 finalizará con un signo negativo en lo que respecta a su economía.