Pronóstico de Tutiempo.net
La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina,
.

Para recuperar votos, Macri apela a hacer kirchnerismo explícito


Macri con Cristina, antes de que él fuera Presidente
Los controles de precios y el programa Precios Cuidados fueron inventos del kirchnerismo, que nunca pudo contener a la inflación. Se completaba con la intervención del Indec para dibujar las cifras del IPC. Apelando a la primera idea, el Gobierno nacional impulsa un congelamiento de precios urgido por una inflación desatada y las necesidades electorales. La idea surgió del reclamo de la CC-ARI y la UCR para darle un beneficio a la gente en plena campaña y tratar de cambiar el humor social. Se trata de ‘kirchnerismo explícito’, siguiendo el concepto que acuñó el economista José Luis Espert cuando trató al macrismo de ‘kirchnerismo de buenos modales’ en el inicio de la gestión Cambiemos a raíz del sostenimiento (y aumento) del gasto social.

Contenido
Con una inflación esperada para marzo de hasta el 4 por ciento y superando el 10% en el 1er trimestre, en el Gobierno nacional necesitan contener el malhumor social de cara a la campaña electoral. Los socios del PRO en Cambiemos; la CC-ARI de Elisa Carrió y la UCR reclamaron medidas económicas para aliviar la situación de la gente, que también hace frente a los aumentos de las tarifas de los servicios públicos.
Carrió fue la más explícita en su pedido cuando utilizó las redes sociales para reclamar al Gobierno nacional por el control de precios en los supermercados. Se trata de hacer ‘kirchnerismo explícito’ para la administración Cambiemos, siguiendo el concepto que acuñó el economista José Luis Espert cuando trató al macrismo de ‘kirchnerismo de buenos modales’ en el inicio de la gestión a raíz del sostenimiento (y aumento) del gasto social.
Ahora el oficialismo iría por más: retomar el control de precios que impulsó Cristina Fernández ante su incapacidad de reducir la inflación, lo que también intentaba hacer mediante la intervención del Indec y la manipulación del IPC, sin mencionar las presiones que ejercía su secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, sobre los empresarios.
La semana pasada la líder de la Coalición Cívica-ARI presentó un proyecto de ley para evitar abusos en los supermercados. La denominada "Ley Góndola" tiene como objetivo garantizar la transparencia en el funcionamiento de los canales de distribución mayorista y minorista, así como también ampliar la oferta competitiva de los distintos productos alimenticios.
El texto presentado establece que, en caso de ser aprobada, la norma "será de aplicación a la totalidad de las relaciones comerciales en la que intervengan los operadores de la cadena de valor alimenticia y cuyo objeto esté vinculado en forma directa con el proceso desde la producción hasta la distribución final de alimentos y productos alimenticios".
Asimismo, propone resguardar el equilibrio entre los operadores de la cadena de valor alimenticia a fin de evitar que realicen prácticas o acuerdos que perjudiquen a sus respectivos competidores o a los consumidores. La iniciativa aspira a crear un "código de buenas prácticas comerciales obligatorio para las principales cadenas de supermercados del país".
En tanto, para aliviar la situación social y reactivar el nivel de consumo interno, desde el Gobierno ultiman detalles junto al sector privado, del anuncio de una serie de medidas para atenuar el impacto de los incrementos a través de una ampliación del programa Precios Cuidados.
Según el diario La Nación, en los últimos días distintos funcionarios de la Secretaria de Comercio iniciaron contactos con las empresas fabricantes y las grandes cadenas de supermercados para lanzar una nueva versión reforzada de Precios Cuidados, que podría incluir un congelamiento más estricto de precios de algunos productos de la canasta básica.
El objetivo sería acordar una lista de hasta 100 productos que se mantendrían sin aumentos por 180 días, es decir hasta las elecciones presidenciales de octubre.