Pronóstico de Tutiempo.net
La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina,
.

PASO entre Vidal y Lousteau para “revitalizar” Cambiemos frente a Fernández-Fernández

 

Con el anuncio de la fórmula Fernández-Fernández para las presidenciales de octubre, aumentó la presión sobre Cambiemos para mostrar alguna innovación electoral que le ayude a recuperar iniciativa. La UCR aumentó sus reclamos por una mayor amplitud en la alianza gobernante. Alternativa Federal aceleró los tiempos para resolver candidaturas. Roberto Lavagna anunció finalmente que será candidato. En ese escenario, el analista político Rosendo Fraga cree que el oficialismo sólo puede salir de su estatismo y revitalizarse si plantea una PASO entre María Eugenia Vidal y Martín Lousteau.

 
 
Se acerca la convención radical y el lanzamiento de la fórmula Fernández-Fernández acrecentó las críticas y las demandas de la UCR. También aceleró los tiempos en Alternativa Federal y en Roberto Lavagna que tuvo que salir a anunciar su precandidatura presidencial.
En medio de todos esos movimientos, Cambiemos no ofrece ninguna innovación electoral y mantiene la lógica de la polarización.
Sin embargo, el analista político Rosendo Fraga plantea que, si quiere revitalizarse y recuperar iniciativa, la alianza oficialista debe ofrecer algo más que los 10 puntos de acuerdo que lanzó Macri y que ya nadie recuerda. Una alternativa sería habilitar una PASO entre María Eugenia Vidal y Martín Lousteau.
Así explicó Fraga su teoría en una entrevista con el diario El Economista:
Ha cambiado el escenario desde la mañana del sábado. ¿Qué lectura hace?
El 12 de junio es el plazo de las alianzas y es muy difícil cerrarlas sin un candidato por delante. Ningún gobernador, dirigente o partido si no tiene en claro quien va a ser el candidato, lo que se define recién el 22 de junio. Estamos a menos de tres semanas del 12 y eso está empujando o acelerando decisiones políticas. Me refiero a la fórmula Fernández-Fernández, la convocatoria de Juan Schiaretti a Alternativa Federal o la Convención Radical del 27 de mayo.
Era hora. Faltaba poco y eran todos posibles candidatos…
Es cierto, estaba Mauricio Macri en Cambiemos, pero otros discutían eso y mencionaban a María Eugenia Vidal. Era, más bien, una decisión de Macri, pero muy resistida. Ayer, algunos salieron a hablar de una PASO entre Vidal y Martín Lousteau. Creo que la fórmula Fernández-Fernández, en vez de reducir preguntas, las aumentó.
¿Es más potente la fórmula con Alberto?
No creo que sume ni pierda. La figura de Alberto, y nunca vi una encuesta de él, es un factor a grupos de poder y presión. El mensaje es que tendrán un Presidente con el que podrán dialogar. Es una jugada táctica de Cristina dentro de una estrategia más amplia, que es unir al peronismo. Va a buscar a los gobernadores y, también, a Sergio Massa. Ellos sí pueden sumar votos.
Además, los gobernadores tienen elecciones por delante y no van a quedar pegados a decisiones nacionales que pueden perjudicarlos…
Sí, hubo cuatro elecciones: en dos, ganaron partidos provinciales y, en otras dos, el peronismo mantuvo el poder. Pero faltan 18 gobernadores, porque hay dos que no eligen. La mayoría es peronista, pero ellos no quieren que su elección local sea perturbada por el plano nacional. Por eso, solo han felicitado a la nueva fórmula, pero están mirando todavía. Sobre todo, como decía, que no complique sus resultados locales. Muchas de esas elecciones son después del 12, pero antes de eso los gobernadores tendrán que ver cómo van a colgar sus listas de legisladores nacionales. Los pone al filo de la navaja. Tienen que ser muy cautelosos.
 
Si no sube el techo electoral, ¿por qué eligió Cristina a Alberto?
Alberto es un mensaje a los factores de poder y, como decía, parte de la estrategia de unir al peronismo. Eso sí suma votos, y más si se acerca Massa. Los gobernadores, también. Vamos a abrir el juego sin rencores. Ese parece ser el mensaje de Cristina. Es decir, poner a alguien que ha estado enfrentado con Cristina quizás sea un mensaje interno más que a la opinión pública. También cambió la situación global y local…es decir, hay un escenario distinto que amerita un nuevo kirchnerismo también. Por ejemplo, el Congreso estaría dividido y el kirchnerismo no tendría mayorías, solo si el peronismo sigue desunido. Si no, tendría mayoría en ambas cámaras y por eso su objetivo es la unión. Veremos si lo logra. Dependerá de varios factores, entre ellos, lo que pase hoy en Alternativa Federal. Si se sostienen los federales, va a ser un límite. Que estén presentes los cuatro, es algo no menor.
¿Qué cree que pasará hoy?
Massa será clave, pero él está en una posición ambigua. Un tercer espacio solo peronista es limitado y por eso se acercaron, sobre todo Schiaretti y Lavagna, a los socialistas y tientan a los radicales. Por eso, insisto, será clave Massa, que es el que más peso electoral tiene.
¿Qué debe hacer Cambiemos?
Venimos de quince días de alto vértigo: el llamado al diálogo, el libro de Cristina, el triunfo de Schiaretti, la foto de Cristina y el PJ, el conflicto de la Corte…esto sigue y no se ha cerrado. El Gobierno debe recuperar la iniciativa, que hoy la tiene Cristina. El acuerdo de 10 puntos no entusiasma a nadie y necesita cambiar el tablero. Tiene que ser una respuesta política. Por ejemplo, una PASO entre Vidal y Lousteau. Algo que motivara, cambiara el escenario y revitalice.
¿Influye el juicio contra Cristina, que se inició ayer en Comodoro Py?
No le saca un sólo voto del tercio que tiene, pero el problema es el tercio del medio. Ese tercio que el peronismo federal trata de seducir y organizar. El juicio le puede complicar a Cristina la captación de esos votantes.
¿Cómo imagina la convención radical?
Va a ser importante, sobre todo, para definir el rumbo de Cambiemos. Hay dirigentes radicales que dicen lo que en el PRO no se animan. Van a tener que arriesgar, pero veo a Cambiemos más en la sintonía de repetir lo que hizo porque le fue bien. Creo que deben modificar eso.
¿Y una fórmula de Macri con un radical? Sería una salida más moderada que la PASO entre Vidal y Lousteau…
Sí, sería menos riesgo, pero también menor impacto. Está todo abierto y no hay nada cerrado. Hasta la fórmula Fernández-Fernández puede cambiar. Pero, insisto, Cambiemos debe ser audaz.
¿Se va a polarizar más la elección?
Eso va a depender de la articulación del tercer espacio. Si no se articula, se impondrá la polarización de hecho.
¿Cómo ve la reacción de los mercados?
Los mercados estaban descontando que Cristina iba a ser candidata y podía ganar. Eso estaba incorporado en los precios. La nueva fórmula atenúa el “factor Cristina” y, además, está la expectativa del peronismo dividido. Esos dos factores son positivos para los mercados. Por eso la reacción de los mercados fue levemente positiva.
Pero la “tercera vía” peronista no es competitiva…
Desde el punto de vista de la opinión pública, sí. Las encuestas, además, no están mal si uno suma los distintos candidatos. Es una fuerza competitiva, pero deben organizarse y puedan convivir entre ellos.
¿Cómo imagina el escenario entre las PASO y las generales?
Las PASO tendrán consecuencias económicas y políticas no menores. Un triunfo del kirchnerismo va a tensionar las cosas, y eso complicará más al Gobierno.
¿Cuánto influye la economía? La gran huída de votantes fue por ese tema, ¿coincide?
Sí, es el principal problema. Así lo muestran las encuestas: inflación, desempleo y pobreza. Después viene la inseguridad y más atrás aún la corrupción. Es algo normal en tiempos de crisis. La pregunta es si ese votante desencantado tiene otra opción además del kirchnerismo, si no se quedará ahí. El Gobierno lo sabe y por eso está haciendo cosas para estabilizar las cosas y, sobre todo, el precio del dólar. Esa es y debe ser su prioridad. Hoy hay calma, pero puede cambiar rápido. Argentina está muy frágil.
¿Tiene chances el Gobierno?
El deterioro es grande y, si se votara hoy, Cambiemos podría perder, pero faltan cinco meses. Es mucho tiempo. Ni en Europa saben quien ganará en el Parlamento Europeo (PE) y votan estos días.
¿Que se arme el tercer espacio, ¿es peor para el Gobierno o para Unidad Ciudadana?
Es mala para ambos porque ambos apuestan a la polarización, y un tercer espacio atenúa ese fenómeno. Tanto Macri como Cristina harán lo mismo para evitar que se arme. Se nutre de ambos sectores. Si no existiera el espacio, el kirchnerismo tendría 10 puntos más y habría votantes desencantados de Cambiemos que volverían. La economía y el tercer espacio serán las claves de las elecciones que vienen.