Pronóstico de Tutiempo.net
La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina,
.

Santa Fe: Habrá consulta popular por la reelección, pero define el peronismo

En su discurso de despedida como gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz anunció la realización de una consulta popular no vinculante en las elecciones del 16 de junio para reformar la constitucional provincial. Se trata de una idea que impulsó en 2018 y que fracasó por el rechazo de los bloques opositores en el legislativo local. Eso le habría permitido competir por otro mandato en 2019 porque la reforma preveía habilitar una reelección. Ahora el socialismo insistirá con la modificación a la Carta Magna santafesina, pero resultará clave la decisión que tome el peronismo, la fuerza más votada en las PASO del domingo 28/4.

 
 
El saliente gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, dio este miércoles (1/5) su último mensaje ante la legislatura local al abrir el 137 período de sesiones ordinarias. En ese marco, señaló que todo lo que propuso en su discurso de asunción "se ha cumplido" y admitió que la reforma constitucional "sigue siendo una deuda pendiente de toda la clase política santafesina", por lo cual anunció la realización de una consulta popular no vinculante en las elecciones generales del 16 de junio.
“No sería bueno que volviéramos a guardar en un cajón el Proyecto de Reforma Constitucional. Por este motivo hemos convocado a la realización de una consulta popular, no vinculante, coincidente con el próximo turno de las elecciones generales en junio. Que el pueblo opine libremente”, anunció el mandatario santafesino.
 
Tras un repaso por su gestión de gobierno, Lifschitz –que tenía a su lado al candidato a gobernador del socialismo Antonio Bonfatti- propuso la consulta sobre la reforma constitucional que incluye la posibilidad de una reelección para el gobernador, alternativa vedada en la provincia por la Carta Magna que data de 1962. Este anuncio coincide con otra propuesta de reforma constitucional de Roberto Lavagna, a quien Lifschitz apoya en su carrera hacia la candidatura presidencial, pero que quiere eliminar la reelección del Presidente.
La Asamblea Legislativa del 1/5 estuvo presidida por el vicegobernador Carlos Fascendini y, además de la totalidad de los ministros del gabinete, entre los invitados se destacaron la presidenta de la Corte Suprema, María Angélica Gastaldi, y los intendentes de Rosario y Santa Fe, Mónica Fein y José Corral, entre otros.
También estuvieron presentes Silvina Frana y Hugo Marcucci, diputados nacionales. La primera, identificada con María Eugenia Bielsa y el segundo con Corral. Lo propio hicieron sus pares Alejandro Grandinetti y Luis Contigiani. No estuvo el senador nacional Omar Perotti.
Lifschitz aprovechó el estrado para cuestionar al peronismo, que fue la fuerza más votada en las PASO y amenaza con quedarse con la gobernación: "Quienes invocaron el cambio en estos años fueron más por una innovación estética que política. Promovieron cambios que atrasan. Más puesta en escena que convicciones. Más fragmentación que unidad, más relato que realidad". Y habló de la década del 90, cuando se privatizó el Banco Provincial. Una clara alusión a Perotti.
Hasta el momento el peronismo no se refiere a la reforma constitucional, que dependerá de él mismo porque son la fuerza más votada en las PASO y tiene una importante presencia legislativa, que de hecho frustró la intención de Lifschitz de reformar la Carta Magna en 2018.
La única alusión del sector de Perotti a la consulta popular la hizo el legislador Mirabella: "lo que quedó inconcluso en la provincia no fue la reforma de la Constitución, lo que queda inconcluso es no haber resuelto los niveles de inseguridad. En 12 años de gobierno socialista tenemos más de 3.500 homicidios en Santa Fe y Rosario. Y también quedó inconcluso no sostener el empleo cuando esta provincia es ejemplo de industria nacional en la Argentina".
En agosto de 2018, Lifschitz dio por cerrado el intento reformista cuando la Cámara de Diputados provincial rechazó el tratamiento sobre tablas de la iniciativa oficialista.
El socialismo en ningún momento logró romper el techo de los 25 votos que le garantizaba el Frente Progresista. Ni el peronismo, ni Cambiemos se sumaron al proyecto. El sector de Lifschitz siempre culpó a Bonfatti por ese fracaso, le adjudicaban no haber hecho las gestiones pertinentes con la oposición para ser él el candidato en 2019.