Pronóstico de Tutiempo.net
La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina,
.

Las amenazas de paro de la UTA, el nuevo terror en el Gobierno




El paro de los colectiveros de la UTA no se concretó en la provincia de Córdoba y no corre peligro la Capital Federal ni la provincia de Buenos Aires, donde los empresarios y el gremio lograron acuerdos salarias que desactivaron el conflicto. Significa un gran alivio para el Gobierno nacional que la medida de fuerza no se produzca en los tres principales distritos electorales del país en medio de la campaña proselitista. Los colectiveros están logrando en los últimos tiempos un peso político tan importante como el que ostentan los docentes cuando debe comenzar cada año el ciclo lectivo. Además, se han convertido en un factor decisivo en cada paro nacional porque de ellos prácticamente depende el traslado de otros trabajadores y de gran parte de la actividad ecónomica.

A pesar del acuerdo en la provincia de Córdoba, los choferes de líneas urbanas de colectivos comenzaron un nuevo paro de actividades por 48 horas desde este jueves 18 de julio  y viernes 19. Es la segunda medida de fuerza de este alcanza en el Interior del país. La otra fue la semana pasada en la mayoría de las provincias excepto en la Ciudad de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires y la citada Córdoba, donde hubo acuerdo salarial.
"Lamentablemente hemos encontrado lo mismo del otro día, que las provincias no pueden pagar el aumento. Vamos a empezar el paro por 48 horas y en las provincias que se adhieran (al pago) vamos a levantar la medida", dijo el titular de la UTA, Roberto Fernández en declaraciones a radio Cadena 3.
La protesta ocurre luego de que las partes no lograran llegar a buen puerto en la audiencia que tuvo lugar el miércoles en el Ministerio de Trabajo.
El gremio reclama que se aplique en todo el país el aumento del 20% y el bono de 16 mil pesos firmado por los choferes porteños.
En Córdoba, el Ministerio de Trabajo provincial aceptó pagar el acuerdo porteño y la medida de fuerza fue levantada el miércoles pasado.
En Jujuy los choferes afiliados a la UTA levantaron este miércoles por la tarde el paro, que llevaba seis días consecutivos, tras un acuerdo entre las autoridades y empresas privadas.
También la UTA de Neuquén anunció el levantamiento de la protesta gremial tras llegar a un acuerdo con el municipio de la ciudad capital según anunció, Ernesto Seguel, subsecretario de Trabajo de la Provincia.
También se anuló la huelga en Misiones, Corrientes, Santa Fe y San Juan.
Para el Gobierno nacional que la medida de fuerza no se produzca en los principales distritos electorales del país significa un gran alivio en medio de la campaña proselitista.
Los colectiveros están logrando en los últimos tiempos un peso político tan importante como el que ostentan los docentes cuando debe comenzar cada año el ciclo lectivo.
Además, se han convertido en un factor decisivo en cada paro nacional porque de ellos prácticamente depende el traslado de otros trabajadores y de gran parte de la actividad económica.
Pero si bien han logrado una herramienta de presión enorme, hasta ahora nunca la dirigen a cómo mejorar el autotransporte público. Todos los planteos, al igual que ocurre con los docentes, comienzan un terminan en la atendible situación salarial sin mejorar el servicio para la gente.