Pronóstico de Tutiempo.net
La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina,
.

"No me rindo", dijo Vidal, que en campaña no formal busca el compromiso de los intendentes

"No me rindo, siempre he tenido elecciones difíciles", dijo la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, desde Lobos, donde también asume uno de sus mayores desafíos: mantener a los propios antes de que cambien de color. Sin dudas, para Vidal, los intendentes son su última posibilidad.
 
 
La campaña formal de María Eugenia Vidal fue postergada hasta el 28 de septiembre, sin embargo, ello no la frena a la hora de comenzar a trabajar para su reelección.
"No me rindo, siempre he tenido elecciones difíciles", sostuvo la gobernadora en Lobos, en medio del "operativo contención" a los intendentes bajo un firme objetivo: evitar que el corte de boleta de las comunas termine jugando en contra de su proyecto y el del Mauricio Macri.
Vidal tiene en claro que gran parte de su futuro electoral dependerá de la tracción que puedan hacer los intendentes o candidatos a serlo de Juntos por el Cambio y hacia ellos estará dirigida toda su atención hasta arrancar con todo en la campaña.
Es que recién a fin de mes empezará la campaña con actos y recorridas proselitistas.
 
"Los jefes comunales son los que advirtieron antes de las PASO cómo se venía sintiendo el malestar de la gente por la economía y es con ellos que debemos apoyarnos en la campaña", dijo la gobernadora bonaerense a más cercanos para dar a entender que necesita apuntalar el apoyo de los intendentes para evitar la fuga de votos.
Pero también buscará sumar a Macri a su campaña, y en los próximos días el Presidente y la gobernadora volverán a estar juntos en un acto.
Mientras tanto, Vidal ajusta su plan de contención a los intendentes y candidatos a jefes comunales propios. Bajo esta premisa es que aceleró las recorridas "sorpresa" por diferentes comunas bonaerenses para mostrar gestión, escuchar a la gente y mantener encuentros reservados con los intendentes. Así lo hizo en cada paso que dio en las últimas semanas por intendencias como Tandil, Quilmes, Mar del Plata y Pilar.
Son trata de salidas sin funcionarios ni cámaras de televisión y mantiene largas charlas a solas con los intendentes o los candidatos de Juntos por el Cambio.
El desafío de mantener a los propios
La idea de base es mantener 60 de las 69 intendencias que tiene Cambiemos. Una tarea nada sencilla, tras los 15 puntos que le sacó Axel Kicillof, el candidato de los Fernández. Pero la mandataria bonaerense sabe que sin los intendentes no habrá proyecto reeleccionista alguno.
Ayer, desembarcó en Lobos, uno de los distritos en riesgo de cambiar de sello político.
Recorrió la nueva guardia del hospital local y caminó por el centro comercial de Dolores, donde se mostró con vecinos, tal como viene pidiendo Vidal a su tropa.
"El plan escucha" es la apuesta de la gobernadora para esta campaña posPASO, que ya fue activada en San Pedro, Lanús, Junín, La Plata y Mar del Plata, distritos que a pesar de estar en manos del oficialismo, en octubre podrían cambiar de color político luego de los adversos resultados de las PASO. Allí, Vidal se mostró con vecinos, anotó sus reclamos y les pidió el apoyo, no sólo a ella sino también a sus candidatos.
En Lobos, volvió a repetir la fórmula: priorizó el cara a cara con los vecinos y supervisó las obras del hospital local junto con Echeverry que cayó en las PASO, ante Sobrero Tacho, el candidato del Frente de Todos.
"Nuestra principal tarea es escuchar, estar cerca de la gente. Las PASO ya pasaron, está Jorge (Echeverry) que viene siendo nuestro intendente y espero siga siéndolo", dijo la gobernadora ante la prensa local.
"La política tiene que dejar de mirarse a sí misma y mirar a la gente y hoy nuestro trabajo es gobernar y escuchar", agregó y se refirió a la dura caída en las PASO. "No me rindo, siempre he tenido elecciones difíciles. Confío en el vínculo que hemos construido con cada vecino de la provincia. Uno escucha para aprender y ser mejores", sostuvo.