Pronóstico de Tutiempo.net
La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina,
.

Sequía inversora: apenas Vaca Muerta y pará de contar

Vaca Muerta, la única inversión que provoca interés extranjero en la Argentina.El inventario de las inversiones que Mauricio Macri suponía que iban a llover nada más que con su advenimiento a la Casa Rosada no le deja demasiado margen de vanagloria al comando de campaña de su reelección: a maquinarias y equipos, el sector privado destinó apenas el 13% de un también menguado PBI. Y casi todo el vecindario, salvo Brasil, superó los 20 puntos. Aunque tampoco hubieran dado para descorchar champaña, si se considera que no menos de 25 se necesitan para asegurar crecimiento futuro. Pero, además, de un primer desglose, salta a la vista que el 52% de la exigua marca se concentra nada más que en el sector energético. Netamente sobresalen unos 20 proyectos en exploración y producción de petróleo y gas de Vaca Muerta, a un promedio de US$200 millones cada uno. A lo que se agrega una adjudicación offshore por US$800 millones, algo de transporte, un gasoducto troncal y aportes de capital en 2 de las 7 refinerías a gran escala. La transferencia de la explotación, desde la convencional a la no convencional ya empezó a notarse en los registros de producción, donde el shale se va para arriba y el que se extrae  de la perforación vertical pierde cada vez más participación en los barriles producidos.
 
Casi en el final del mandato, y en plena campaña para intentar revertir la dura derrota de las PASO e ir por la reelección, Mauricio Macri estuvo controlando el pluviómetro de las inversiones productivas concretadas y anunciadas en pos de reforzar la arenga hacia un futuro que promete será mejor.
El indicador general podría ponerse patas para arriba que no le cae ni una gota: el Centro de Estudios Económicos de Orlando Ferreres informó que la inversión bruta interna (Itega) de julio cayó 4,6% anual, medido en términos de volumen físico. Descontando el efecto precios, el acumulado de los primeros 7 meses del año mostró una contracción de 10,5%, precisó.
El mes anterior había estado precedido por -8,6%.
Itega ya venía de un mayo con -16,8% interanual de retroceso, de modo que, del 15,6% del PBI en el 1er trimestre de 2018, pasó de representar 13,5% en igual período de 2019, a contramano de la corriente regional que registró CEPAL tomando la evolución de 2.228 empresas de Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y también Argentina que cotizan en los respectivos mercado de valores y que comprenden 34 sectores de actividad económica: la formación de capital en el conjunto había subido en una década del 18,5 al 20,2%.
La participación que se considera básica para asegurar el crecimiento futuro de un país se encuentra en el orden del 25%.
El que suena ministeriable del equipo de Alberto Fernández, Matías Kulfa, lo dijo en fácil: "Ningún empresario invierte en donde el consumo no crece".
No serían muchas las novedades que tendría Macri para mencionar al respecto. Recibió con beneplácito la ratificación de Movistar de que, pese a las devaluaciones de los últimos 18 meses, seguirá con el plan marco de inversiones en la Argentina de $22.000 millones del período 2017-2019, al haber logrado “balancear” entre los costos en dólares de los equipos y los locales en pesos.
 
Asimismo, la Casa Rosada leyó como una buena señal, mal que le pese a Marcos Galperín, de Mercadolibre, que Amazon se apreste a anunciar que destinará cerca de US$800 millones a la construcción de un centro de datos regional en una zona de libre comercio cercana a Bahía Blanca, por el que obtendrá beneficios fiscales.
Hace pocos meses, la corporación fundada por Jeff Bezos decidió echar baza en  Buenos Aires, a través de la subsidiaria Amazon Web Services (AWS), con la realización de un centro que se especializa en los servicios de almacenamiento en la nube, un Cloud Front Edge, que le demandó uno US$20 millones.
A contramano de tanta pálida, Molinos Río de la Plata, del Grupo Pérez Companc, cortó la cinta de una línea de producción de snacks saludables y un almacén robotizado en su planta de Esteban Echeverría, con una inversión de $1.200 millones.
Monólogo no convencional 
Y aunque de algún modo sea del palo estatal, el presidente de YPF, Miguel Ángel Gutiérrez, también aportó una buena noticia, al anticipar en declaraciones publicadas por el diario "Río Negro" un incremento del 33% durante 2020 en la inversión para sacar petróleo no convencional (shale oil) de la formación neuquina de Vaca Muerta.
Este año invirtió US$ 2.050 millones en todo concepto: en petróleo ascendió a alrededor de entre US$ 1.000 millones y US$ 1.200 millones, que el año que viene se convertirán en US$ 1.500 millones a US$ 1.600 millones.
Aunque cualquier signo + a estas alturas sea más que bienvenido por el comando de campaña a cargo del jefe de Gabinete, Marcos Peña, se entroniza en una de las escasas performances superadoras que exhibe la Administración Macri.
Los anuncios de inversión en el sector energético durante los últimos 4 años ocupan nada menos que el 52% del total de US$147.000 millones que había previsto la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Exterior para todos los sectores.
Ascienden a US$77.000 millones desde diciembre de 2015 a la fecha, con oportunidades de agregar otros US$60.000 millones a 2030 a través de distintos proyectos para el desarrollo de la producción y transporte de hidrocarburos, las energías renovables y proyectos de exportación de gas natural licuado.
“Esos montos millonarios de inversión responden a 131 proyectos en distintas etapas de desarrollo de 46 empresas del sector energético de todo el mundo”, según afirmó a Télam el director general de la Agencia, Francisco Uranga, de los cuales "se concretaron o ejecutaron US$37.000 millones", precisó.
La industria de gas y petróleo insumió unos US$ 25.000 millones, energías renovables unos US$7.000 millones y otros US$5.000 millones en generación eléctrica, proyectos para los que "llegaron al país 4 nuevos operadores internacionales a Vaca Muerta, otros 3 independientes, otros 3 nuevos especializados en la exploración off shore y decenas de proveedores de servicios y equipos que trabajan en el desarrollo energético argentino".
La radiografía de la producción de petróleo al momento de las PASO exhibe que si en agosto creció un 5,5% interanual fue porque Vaca Muerta aportó un 58% más compensando la caída del 3% en el petróleo convencional.
El logro mayor de este comportamiento expansivo fue que se cumplieron 16 meses consecutivos sin importaciones de crudo, algo que no ocurría desde 2012. 
Por el lado del gas, la producción obtuvo  la marca más alta de los últimos 12 años, con un alza del 7,9%, de acuerdo con datos de la Secretaría de Energía. El convencional bajó 6%, pero el shale gas lo compensó con un 31% de mejora.
La performance interanual brilló con un 74% arriba.
De cara al futuro, el titular de la Agencia de Inversiones indicó que "el sector es uno de los más estratégicos para la Argentina, con oportunidades de inversión cercanas a los US$160.000 millones, lo cual posiciona al país como un jugador importante en los mercados energéticos globales". 
Ese potencial de negocios está integrado por oportunidades en el desarrollo al 2030 de shale oil y gas en la formación Vaca Muerta, y en participar en la exploración en alta mar por un total aproximado de US$12.000 millones.
La Agencia identifica otras oportunidades por US$30.000 millones en nuevos sistemas de recolección de petróleo y gas, plantas de procesamiento y gasoductos troncales; y otros US$ 10.000 millones en inversiones para la construcción de instalaciones de licuefacción y exportación de GNL.